Viernes, Mayo 17, 2024
spot_img
HomeEstilo de VidaCuatro de nueve estilos de vida de las personas felices.

Cuatro de nueve estilos de vida de las personas felices.

La salud mental y física tiene mucho que ver con las acciones que llevamos a cabo cada día, con los hábitos que tenemos y las pautas que seguimos. Es decir, que nuestros estilos de vida determinan en mayor medida nuestro bienestar y nuestra felicidad.

Los estilos de vida que nos hacen más felices

Comer bien, hacer deporte, relajarse, tener tiempo para el ocio, etc., tiene un efecto en nuestro bienestar. Pero, ¿cuáles son los estilos de vida que nos hacen más felices? En las siguientes líneas te los explicamos.

1. Estilo de vida Budista

El estilo de vida Budista tiene una base espiritual, y es un estilo de vida que consigue la paz interior gracias a que sigue una serie de principios que tienen su origen en la sabiduría y las prácticas de Buda Gautama.

Existen diferentes ramas del Budismo, y a pesar de originarse en Asia, es ideal para el mundo occidental y ajetreado en el que vivimos, pues su simplicidad, que se basa en la aceptación, la gratitud, y la compasión, tiene un gran poder sanador, relajante y, además, ayuda a lograr una conexión con uno mismo, pues la felicidad nace dentro de nuestro ser y en la interpretación que hacemos del mundo.

2. Mindfulness o Atención Plena

El Mindfulness es una enseñanza que proviene del Budismo, y que se ha hecho muy popular en occidente por sus beneficios para la salud emocional y general. Su popularidad en en el mundo occidental se debe a Jon Kabat-Zinn, creador del programa de Reducción de Estrés basado en Mindfulness (MBSR). Es tal el poder del Mindfulness, que incluso los psicólogos lo emplean en sus consultas para mejorar el bienestar de sus pacientes. De hecho, se han creado programas de psicoterapia que utilizan esta filosofía. Por ejemplo, la TerapiaCognitiva Basada en Mindfulness.

El Mindfulness consiste en dirigir la atención y observar la propia experiencia interna y externa de manera no enjuiciadora, con compasión y aceptación. Para ello, suele utilizar la meditación, aunque también otros ejercicios como los que puedes encontrar en nuestros artículos: “8 actividades Mindfulness para mejorar la salud emocional” y “5 ejercicios Mindfulness para mejorar tu bienestar emocional”.

Esta práctica permite aprender a gestionar las emociones, reacciones, actitudes y pensamientos, y se convierte en un método de afrontamiento más saludable ante las situaciones desagradables.

3. Dieta saludable

Existen diferentes tipos de dietas, y algunas, aunque parezcan saludables porque ayudan a perder peso, en realidad no lo son. Las dietas saludables aportan la cantidad de nutrientes necesarios para el buen funcionamiento organismo, y no va acompañada de la obsesión por contar las calorías, sino que se ingieren una gran variedad de alimentos nutritivos, que contienen elementos saludables como vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Ahora bien, esta dieta no se debe realizar durante un tiempo determinado, sino que debería ser un estilo de vida, es decir, que debemos de ser constantes y tener unos hábitos alimenticios sanos a lo largo del tiempo.

4. Dieta mediterránea

La dieta mediterránea es un tipo de dieta saludable que tiene su origen en una porción de tierra llamada la cuenca del Mediterráneo, un lugar históricamente muy rico, en el que han habitado diferentes civilizaciones.

Los estudios científicos afirman que es especialmente saludable para nuestro nuestro corazón, pues es una dieta equilibrada que enfatiza el consumo variado de alimentos, como frutas, hortalizas, cereales, pescado, carne. Ahora bien, la mayor cantidad de calorías deben venir de alimentos ricos en hidratos de carbono.

Sin duda, uno de los alimentos esenciales de la dieta es el aceite de oliva, una gran fuente de grasas insaturadas. es decir, saludables. La cantidad de comida a consumir no debe ser excesiva, y esta dieta sugiere cocinar a la plancha, hervido o consumir los alimentos crudos y frescos. Es decir, que deben evitarse las frituras.

fuente: psicologiaymente.com

- Advertisment -spot_img